29 septiembre, 2015

El rebaño

Hay quienes dicen que tras las elecciones en Cataluña todo sigue igual, como la vida misma, sinceramente creo que no, ahora queda un pueblo dividido, partido por la mitad, enfrentado, dentro y fuera de su territorio, y a ello nos ha conducido, por un lado, la ambición de Artur Mas, que no ha dudado ni un momento en anteponer sus intereses particulares a los de las personas, y por otro, el inmovilismo de Mariano Rajoy, del que sinceramente cada día dudo más de su capacidad como gobernante.
Ahora, como siempre, a seguir cada uno en su papel, el gran teatro del mundo debe continuar, unos, de dirigentes y otros, los actores secundarios, dejándonos conducir. ¡Que vida más ovejuna!

No hay comentarios: